El Trono

El trono de San Juan fue construido por el escultor alcantarillero D. Fernando Ortuño Alburquerque y su hijo Eduardo.

Comenzó a tallarse en el taller que D. Fernando tenía en el bajo de su casa, en el año 1993 y desfiló por primera vez la Semana Santa de 1994. Ese primer desfile fue especial, pues las tallas de madera desnuda realzaban la belleza del mismo.

Sus brazo son de una belleza imponente, con las tulipas sobre curvaturas de hojas talladas en la madera.

En 1997 D. Fernando Ortuño hizo entrega del trono ya terminado a la Hermandad de San Juan, solamente a falta de las puntas de vara que las realizaría el año siguiente.